Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Artículo -
Publicado en:Clarín PyMEs

PyME: Formación de competencias

Es una de las claves para el éxito de la pyme. El dominio de esas competencias consiste no sólo en la capacitación específica, sino sino de otras habilidades que surgen mientras se cursa.

Hace ya varios años, la Asociación Civil Nortesur, una ONG argentina, viene identificando en un estudio como un problema a resolver, la falta de formación específica de muchos de los emprendedores que lanzan una buena iniciativa al mercado.

Durante el mes de diciembre tuvo lugar la edición 2021 de los Premios PYME. Uno de sus jurados destacó que la coyuntura actual es difícil para las pymes, ya sea por la pandemia, por la propia singularidad argentina, la presión fiscal y las dificultades de conseguir financiación. En un mercado cada vez más dinámico y competitivo, formarse constantemente es ya una necesidad impostergable.

Creo que existen dos grandes objetivos para resaltar dentro de los programas y cursos destinados a formar líderes y ejecutivos de pequeñas y medianas empresas.
El primero es lograr que las personas puedan salir de su actividad cotidiana, del “día a día" de su empresa, donde suelen estar inmersos en tareas operativas, para que reflexionen sobre el destino de su organización en el mediano y largo plazo.

Esto se puede lograr a través de la obtención de herramientas con discusiones de casos concretos, usándolas como medio para para conocer diferentes visiones a los desafíos que se plantean.

El segundo objetivo tiene que ver con generar una red de contactos entre los participantes, no sólo para hacer negocios, sino para lograr un buen aprendizaje mediante las diferentes visiones de un mismo problema dada por distintas experiencias acumuladas. Ahora bien, es preciso plantearse ¿qué metas esperan alcanzar quienes cursan estos programas? Yo diferenciaría entre lo que se espera obtener al cursar y, luego, sobre la experiencia que se llevan concretamente, después de hacerlo.

Por lo general, los empresarios pyme que hacen programas en escuelas de negocios como el IAE Business School tienen la expectativa de aprender a “hacer cosas" (planes de negocios, construcción de presupuestos, dirigir personas, etc.).
Pero la experiencia de vivir el programa muestra que, además de éstos atributos, logran incorporar el desarrollo de otras capacidades como trabajar en equipo, la habilidad de escuchar o de auto conocimiento, lo cual verdaderamente les proporcionan un gran valor agregado.

Otro aspecto fundamental es el del conocimiento. El conocimiento cambia, hay que actualizarlo y puede dejar de ser útil si no se usa de manera periódica. Pero lo que no cambia son las capacidades personales, donde se descubre otra visión de la empresa, vista como un conjunto de personas con una relevancia fundamental en la organización humana.

Estamos frente a un contexto donde la competencia es cada vez más intensa, y el mercado exige cada vez más y más capacidades o aptitudes. Parece ser que el más fuerte prevalecerá y el más débil será relegado. Es por este motivo que el empresario requiere de estar siempre preparado, vivir actualizado sobre las nuevas demandas del entorno.

La capacitación de quienes lideran las pymes resulta fundamental para mantenerse de pie y será el mayor desafío de los próximos años. La verdadera competencia en los mercados estará en la formación adecuada de las personas que constituyen una comunidad empresaria.


Mirá la nota completa acá.